miércoles, marzo 11, 2009

PLATÓN Y LA ATLÁNTIDA


1.- PLATÓN

Filósofo griego que vivió aproximadamente entre los años 427 adC y 347 adC. Fue fundador de la Academia, un centro especializado en la actividad filosófica y cultural. El nombre procede del lugar donde se fundó, allí existía un templo dedicado al antiguo héroe llamado Academo.

La obra de platón está escrita en forma de diálogos y se divide en cuatro etapas:

1. Primero diálogos o diálogos socráticos o de juventud.

Destacan las preocupaciones éticas, plenamente influido por Sócrates. Entre ellas destacan: Apología, Ion, Critón, Protágoras, Laques, Trasímaco, Lisis, Cármides y Eutifrón.

2. Época de transición.

Caracterizada por las cuestiones políticas. Aparece un primer esbozo de la Teoría de la reminiscencia y trata sobre la filosofía del lenguaje. Destacan: Gorgias, manón, Eutidemo, hipias Menor, Crátilo, Hipias Mayor y Menéxeno.

3. Época de madurez o diálogos críticos.

Introduce la Teoría de las ideas y desarrolla la de la reminiscencia. Trata de distintos mitos. Destacan: El Banquete, Felón, La República o Politeia y Fedro.


4. Diálogo de vejez o diálogos críticos.

Revisa sus ideas anteriores e introduce temas sobre la naturaleza y la medicina. Destacan: Teeteo, Parménides, Sofista, Político, Filebo, Timeo y Critias, Las Leyes y Epínomis.

Platón murió hacia el año 347 adC, y en sus últimos años se dedicó a impartir sus enseñanzas en la Academia de Atenas.

Las ideas filosóficas de Platón han marcado el rumbo de toda la tradición filosófica antigua y moderna, ya sea para aceptar sus propuestas o discutirlas. Son la culminación del desarrollo clásico del pensamiento antiguo. Su teoría política era extremadamente dura contra la democracia ateniense y glorificó una sociedad clasista, pensando que la posición social de una persona debía de estar siempre acorde con su inteligencia y no depender de la familia, la fuerza o la riqueza. Es sin duda, un pensamiento que podría inspirar a las generaciones futuras al comunismo.

Aunque bien se podría pensar críticamente que ninguna de sus utopías ha llegado a cuajar en siglos posteriores, aunque existe el paradigma que plantea ver en los claustros cristianos una realización del ideal platónico. Mientras que el filosofo da rienda suelta a su ideal imposible en su Academia, esperando de esta forma difundir una influencia ejemplar, a su alrededor se desarrollan los acontecimientos más importantes de la Historia Universal; en pocos años toda Grecia se verá inmersa en una invasión sobre oriente a las órdenes de Alejandro Magno, para iniciar una etapa desligada de la polis. El helenismo y su arte, que Platón no llegó a concebir nunca como parte del progreso, llegará a convertirse en la forma de arte de toda la antigüedad.

2.-CONTEXTO HISTÓRICO

Platón era de familia ilustre, descendiente de Codro, último rey de Atenas, por vía paterna y de Solón, el gran legislador ateniense, por la materna. Fueron parientes suyos Critias, uno de los Treinta Tiranos y Cármides, político conservador ateniense. Dos de sus hermanos, Adimanto y Glaucón aparecen en La República.

Su verdadero nombre era Aristocles; tuvo una educación acorde con el rango familiar y de él se esperaba una brillante carrera política. Formado en las tradiciones del régimen de Pericles fue su encuentro con Sócrates lo que le hizo reconducir su vida hacia la filosofía. Sus experiencias de juventud marcaron su vida, pero lo que más llegó a afectarle fue la condena y muerte de su maestro, Sócrates, en el año 399 adC.

Platón vivió en una Atenas convulsa, donde destaca la muerte de Pericles a causa de la peste y el estallido de la guerra del Peloponeso, la cual acabó con la rendición de Atenas y la consecuente victoria de los espartanos. En este contexto, Platón advirtió que la democracia ateniense carecía de un caudillo verdaderamente responsable y capaz, y que sus dirigentes estaban obstaculizados a cada paso por la necesidad de complacer a la masa popular. Bajo la presión espartana, se estableció en Atenas una comisión de gobierno de Treinta Tiranos que monopolizaron todo el poder; entre ellos se hallaban Critias y Cármides. Pronto se convirtió en un gobierno de terror donde todos los elementos incómodos fueron asesinados. Más de 1500 ciudadanos atenienses encontraron la muerte. La salvación de la ciudad vino de fuera; un grupo de desterrados atenienses se levantó contra los tiranos y el gobiernos de los treinta cayó y en el 403 los demócratas volvieron a la ciudad de Atenas instaurando el gobierno de los Quinientos. Fue esta democracia la que sometió a Sócrates acusándole de impío y de corromper a la juventud. Los atenienses le condenaron a muerte y Platón sintió una profunda decepción ya que consideraba a su maestro como una de la persona más justas y sabia de Atenas. Fue de este modo, como Platón abandonó todo interés por la política. Es en uno de sus últimos documentos, la carta séptima donde muestra su desencanto y amargura al comprobar cómo en las crisis constantes no tenía sentido hacer política en una democracia como la ateniense. Los ideales democráticos se habían deteriorado en una realidad confusa. Todo ellos llevó a Platón a reflexionar sobre la relación entre la justicia, la filosofía y el poder. La decisión de Platón de abstenerse definitivamente de tomar parte en la política de Atenas data, sin duda, del inicuo proceso y de la condena a muerte de su maestro; pero la formulación de sus convicciones sobre que el navío del Estado necesita un piloto firme que lo guíe y que ese piloto debe ser un hombre conocedor de la ruta que ha de seguirse y pronto a actuar conscientemente según su conocimiento es lo más probable que se fuera gestando ya en él durante los años del declinar del poderío ateniense.

Platón no pudo sustraerse a la preocupación de la eficiencia política; creía que solo la filosofía puede dar a conocer lo justo en el Estado y en la vida privada, y, por lo tanto, la humanidad no puede escapar de sus penas hasta tanto los verdaderos filósofos ocupen los cargos decisivos, a no ser que los que ocupan el poder se conviertan en filósofos. Esta esperanza no podía darse en los gobernantes atenienses pero se podía intentar con algún tirano. Y es cuando Platón intenta llevar a cabo sus ideas políticas en Sicilia y en la persona de su tirano Dionisio I y de su hijo Dionisio II. La fama de Platón como maestro y consejero debió de contribuir a emprender sus viajes a Siracusa. Por tres veces ansía poner en práctica sus ideas pero acaba fracasando; con la muerte de Dionisio I, Dión le invitó a encargarse de la educación de su sucesor, Dionisio II. Platón aceptó y persuadió al tirano a que estudiase geometría. Pronto, no obstante, se hicieron sentir los recelos de Dionisio hacia Dión y, tras algunas dificultades, Platón tuvo que volver a Atenas, desde donde continuó instruyendo a Dionisio por carta. En el 361 adC. volvió a Siracusa debido a los incesante requerimientos de su tirano; al parecer, Platón esperaba establecer allí una constitución con vistas a confederar a las ciudades griegas contra la amenaza de Cártago. Pero la oposición se mostró muy fuerte; por lo demás, Platón fue incapaz de reconciliar a Dión y Dionisio II y como consecuencia regresó a Atenas donde continuó sus actividades en la Academia hasta morir. Todo ello constata la evidencia de las dificultades que un filósofo pueda ser consejero de un rey y menos aún de un tirano. De estos fracasos saca su idea de que no es fácil que el rey se haga filósofo ni que un filósofo pueda convertirse en rey. Ni en Atenas ni en Siracusa.

LA ACADEMIA

Platón fundó la Academia en el 388-387 adC. cerca del santuario dedicado al héroe Academo. Se le podría llamar la primera universidad europea, pues en ella se impartía no sólo estudios filosóficos sino que abarcaba gran cantidad de ciencias auxiliares, tales como matemáticas, astronomía y ciencias físicas; los miembros de las escuelas se reunían en el culto común a las Musas.

Platón trataba de formar en la Academia políticos y gobernantes. El programa de estudios culminaba en el de la filosofía, pero incluía las matemáticas y la astronomía. Estaba convencido de que el mejor entrenamiento para la vida publica no consistía en las practicas puramente “sofisticas”, sino más bien en la prosecución de la ciencia por sí misma. El político así formado no sería oportunista a merced de las ocasiones con convicciones fundadas en verdades eternas e inmutables; Platón tan sólo intentaba formar hombres de estado y no demagogos.

OBRAS UTÓPICAS

Pero Platón siempre creyó posible la realización de sus utopías, que desarrolló en tres obras su idea de un Estado perfecto e ideal: La República o Politeia, Las Leyes y Timeo y Criteas.

2.1.-La República o Politeia.

En la República, Platón decía que las sociedades deberían de tener una estructura tripartita de clases, la cual respondía según el apetito, espíritu y razón del alma de cada individuo. Diseña una ciudad bien ordenada con tres clases sociales:

· Filósofos Gobernantes que formaban la razón del alma y eran los apropiados para tomar decisiones para la comunidad.
· Guerreros Guardianes o protectores, valientes, fuertes que llegarían a formar el “espíritu del alma”.
· Trabajadores Productores que correspondían a la parte del “apetito” del alma.

Se pretende poner de manifiesto en esta obra la ausencia de la propiedad privada, y con una comunidad de mujeres y niños en las dos clases superiores, la de los gobernantes y los guardianes, que viven y comen en común, y los niños, sin conocer a sus padres, son educados desde su nacimiento públicamente. En cuanto a la clase productora, labradores y artesanos, se halla excluida de la vida activa. En este modelo hallamos un reflejo de la sociedad espartana y sus rigurosas formas de vida, con la separación de los niños de sus padres para ser educados en la Agogé y una población de ilotas o periecos que podría ser la de productores .

Toda la República o Politeia de Platón con sus castas, sus tareas prescritas y su enemistad contra toda innovación contradice al individualismo y desenfrenado de la antigua Grecia. Según su filosofía, mediante una selección a tiempo y una educación cuidadosa podría formarse una clase superior de gobernantes.


2.2.- Las Leyes

En sus últimos años, Platón trazó la figura de una segunda utopía en su libro Las Leyes. Su ideal más moderado resulta en el fondo tan imposible como el primero, porque está en contra de la naturaleza de los griegos antiguos. Se renuncia esta vez a la comunidad de mujeres y de bienes y se trata de hacer una ciudad agraria con 5.400 lotes que hay que conservar intactos y alejada del mar, cuando es la Talasocracia o gobierno del mar, el gran ideal griego por excelencia. El gobierno aquí no es de una selección de soberanos-filósofos sino de un solo legislador vitalicio, vigilante, censor, inspector de fortunas, gastos y negocios, que ha de tener junto a sí toda una tropa de funcionarios.

2.3.- Timeo y Critias.

El Timeo y Critias en un ejemplo más de sus utopías, la más famosa a lo largo de la historia, y de su gobierno ideal. Se trata de una obra incompleta, escrita en los últimos años de su vida, para exponer un ejemplo “real” de sus ideas. La historia de la ciudad y la isla de Atlántida nos llegó como una historia verdadera, puesto que el mismo Platón utiliza la expresión griega “Alêthinon Logon” que en aquellos tiempo se utilizaba para denominar a “una historia que era verdadera” y como tal es traducida en todas las versiones latinas de dichos diálogos, o sea, “veram historiam”, en franca contraposición al Mithos o cuento fabulado.

Protagonizan estos diálogos dos ancianos que charlan sobre un ciudad, de menor rigor idealista que la respuesta en La República, aunque no menos utópica. Platón continuaba en su afán de imaginar ciudades muy distintas de la democracia ateniense. Creía indispensable construir esa polis ideal, si no en la tierra, al menos como un paradigma o modelo celeste.


3.- TIMEO Y CRITIAS.

3.1 LA ATLÁNTIDA

Hacia el año 350 a.C., Platón escribió en sus diálogos tardíos, Timeo y Critias sobre una la existencia de una gran isla – más grande que Libia y Asia juntas – más allá de las Columnas de Heracles, actual Estrecho de Gibraltar. Esta isla ocupaba gran parte de lo que hoy conocemos como el Océano Atlántico. En los Diálogos Critias, discípulos de Sócrates narra una historia que escuchó a su padre cuando era un niño y que éste a su vez escuchó de Solón, el gran legislador ateniense y uno de los Siete Sabios de Grecia.

El Timeo y Critias narra el viaje que Solón, realizó a Egipto, donde oyó a los sacerdotes de Sais la historia de la isla de Atlántida. Los sacerdotes le explicaron que la historia se remontaba al principio de los tiempos, cuando los dioses reinaban sobre la tierra y se dividieron el mundo para que cada uno de ellos lo gobernase. Poseidón, el dios del mar, recibió la isla que llamó Atlántida, eligió a una mujer mortal, Clito, y comenzó una dinastía de reyes que gobernarían durante siglos. Tuvieron cinco pares de gemelos y a cada uno le dio un reino. Al mayor de ellos, Atlas le dio la ciudad que llevaba su nombre y que tendría poder sobre las otras nueve. Así, explicó, se fundó la ciudad de Atlántida, dentro del continente que lleva su mismo nombre.

La historia, que Critias relata como verdadera, se remonta a nueve mil años antes de la época de Solón para contar como los atenienses detuvieron el avance del imperio de los atlantes y que al poco tiempo de la victoria ateniense, la isla desapareció en el mar a causa de un terremoto y una gran inundación.

En el Timeo, Critias habla de la Atlántida en el contexto de un debate acerca de la sociedad ideal; cuenta como llegó a enterarse de la historia y cómo fue que Solón la escuchó de los sacerdotes egipcios; refiere la ubicación y la extensión de sus dominios en el Mar Mediterráneo; la heroica victoria de los atenienses y, finalmente, como fue que el país de los atlantes se perdió en el mar. En el Critias, el relato se centra en la historia, geografía, organización y gobierno de la Atlántida, para luego comenzar a narrar cómo fue que los dioses decidieron castigar a los atlantes por su soberbia. El relato se interrumpe aquí quedando la historia sin concluir.

Para la mayoría de los pensadores de la antigüedad se trataba de una narración verídica, de una historia basada en sucesos o acontecimientos reales, aunque el debate generado no fue más allá de sostener o negar la realidad histórica de la Atlántida.

La precisa descripción de los textos y el hecho de que se afirme reiteradamente que se trata de una historia verdadera ha llevado a que se hayan buscado posibles ubicaciones para la isla. A pesar de ello, la mayoría de historiadores de la actualidad opinan que la Atlántida, tal y como la describe Platón, nunca existió.


4.-EL RELATO DE PLATÓN A TRAVÉS DE LA HISTORIA.

La Atlántida ha tenido una repercusión considerable, tanto en la historia como en la literatura. Cuando la cultura clásica volvió a difundirse en Occidente, después de la caída de Constantinopla, en 1453, tanto el relato de Platón como los demás documentos acerca de las islas que habían existido en el Atlántico volvieron a estimular la imaginación del hombre.

4.1 En la antigüedad

Se conservan algunos párrafos de escritores antiguos que aluden a los escritos de Platón sobre la Atlántida, aunque se han perdido muchos otros. Estrabón en el siglo I adC, cita a través de la opinión de Posidonio acerca de que es posible que el relato de Platón no sea ficción. Un siglo más tarde, Plinio el Viejo señala en su Historia Natural que, de dar crédito a Platón habría que asumir que el océano Atlántico se llevó en el pasado extensas tierras. Por su parte Plutarco, en el siglo II nos informa que los nombres de los sacerdotes egipcios que habrían relatado a Solón la historia de la Atlantida son Sonkhis de Sais y Psnophis de Heliópolis. Finalmente, en el siglo V Proclo refiere que Crantor, filósofo de la Academia platónica, viajó a Egipto y pudo ver las estelas en que se hallaba escrito el relato que escuchó Solón.

4.2 Desde el Renacimiento

Durante la Edad Media la historia de la Atlántida no llamó la atención. En el Renacimiento la leyenda fue recuperada por los humanistas, quienes la asumirán unas veces como vestigio de una sabiduría geográfica y otras como símbolo de un provenir utópico. El escritor mexicano Alfonso Reyes afirma que la Atlántida, resucitada por los humanistas, fue clave para el descubrimiento de América. Francisco López de Gomara en su Historia General de las Indias, en 1552, afirma que Colón pudo estar influido por la leyenda atlántica y ve que en voz nauatl “atl”(agua) un indicio de vínculo entre atlantes y aztecas. López de Gomara atribuye especialmente a Colón la hazaña de haber “leído” el Timeo y Critias de Platón, donde obtuvo información acerca de la gran isla y de un territorio sumergido que era mayor que Asia y África. Fernández de Oviedo afirmó incluso que los monarcas espñoles poseían los derechos sobre las nuevas tierras americanas ya que, según él, Hespero, un rey prehistórico español, era hermano de Atlas, gobernante del territorio opuesto a Marruecos, y Hespero también reinaba sobre las Hespérides, “las islas de Occidente”

Fray Bartolomé de las Casas objetó ese derecho de dominio basado en las Hesperides o la Atlántida. Sin embargo, al comentar acerca de Colón dijo:
“…Cristóbal Colón pudo naturalmente creer y esperar que aún cuando aquella gran isla estaba perdida y sumergida, quedarían otras, o por lo menos, quedaría tierra firme, que él podría encontrar si la buscaba…”

Otro de los autores de la época del descubrimiento del Nuevo Mundo, Pedro Sarmiento de Gamboa, escribió en 1552:
“Las Indias de España eran continentes al igual que la isla Atlántica, y en consecuencia, la propia isla Atlántica, que estaba frente a Cádiz y se extendía sobre el mar que atravesamos para venir a las Indias, el mar que todos los cartógrafos llaman Océano Atlántico, ya que la isla Atlántica estaba en él. Y así hoy navegamos sobre lo que antes fue tierra firme”


Durante los siglos XVI y XVII, varias islas (Azores, Canarias, Antillas…) figuraron en los mapas como restos del continente perdido . en 1626, el filosofo inglés Francis Bacon publica La Nueva Atlántida (the New Atlantis), utopía en pro de un mundo basado en los principios de la razón y el progreso científico y técnico. En España, en 1673, el cronista José Pellicer de Ossau identifica la Atlántida con la península Ibérica, asociando a los atlantes con los misteriosos tartesios.


Desde la época del descubrimiento de América hasta hoy, filósofos y escritores nos han ofrecido sus teorías acerca de la Atlántida. Francis Bacon en The New Atlantis (1638) opinaba que la Atlántida de Platón era América. La trama de Shakespeare en Le Tempestad, que tiene lugar en una isla del Atlántico, se atribuye algunas veces al renovado interés en el continente sumergido y en las islas perdidas del océano. Más tarde, en 1665, el padre Kircher, un jesuita y estudioso de esta cuestión, opinó a favor de que la teoría de la Atlantida era una isla del atlantico y nos legó un famoso mapa en el que la hace aparecer en su relación de ubicación con Europa y América.

El propio Voltaire aparece también, ya que existe una dedicatoria al filósofo en un estudio sobre Atlántida del astrónomo Jean Bailly (anterior a la Revolución Francesa) que situaba la isla-continente en el extremo Norte, cuando el Ártico era tropical. AL parece Voltaire compartía la opinión de Baillo, aunque es difícil de probar, debido a su falta de fe en la mayor parte de las instituciones de la época.

La Atlántida estuvo a punto de tener de nuevo cierta influencia en la historia durante el siglo XIX, cuando Lord Gladstone, Primer Ministro británico durante el reinado de la reina Victoria, trató de hacer aprobar una ley por el Parlamento en la que se destinarían fondos para la búsqueda de la Atlántida. El proyecto de ley fue derrotado por miembros del gobierno.

En el siglo XIX aparecieron otras teorías más modernas, dos escuelas importantes: una se basaba en el supuesto de que el continente sumergido era una isla Atlántica, un pueste entre América y Europa, y la otra que había estado situada al norte o el noroeste de África, cuando el Sahara no era todavía un desierto.

No será hasta la segunda mitad del siglo XIX que la historia de la Atlántida adquiere la fascinación que provoca hasta hoy. En 1869, Julio Verne escribe la novela Veinte mil leguas de viaje submarino que en el capítulo IX describe un paseo que los protagonistas dan por los restos de la sumergida Atlántida. Tiempo después, en 1883, Ignatius Donnelly publica Atlántida: El Mundo Antediluviano (Atlantis: The antediluvian World).

4.3 La obra de Ignatius Donnelly

La primera teoría sobre la isla-continente recibió un impulso considerable a raíz de la publicación del libro de ignatius Donnelly, del cual se hicieron cincuenta ediciones y que aún hoy se sigue publicando. Posiblemente, donnelly se vio influido por Bory de Saint-Vicent, autor de un artículo publicado en 1803 enq ue indicaba que las Azores y las Canarias eran restos de la Atlántida, y de un mapa de la isla sumergida que se apoyaba enla información recibida de los autores clásicos.

Donnelly formuló la teoría de que la Atlántida fue la primera civilización mundial, la potencia colonizadora y civilizadora del litoral atlántico, de las costas del mediterráneo, el Cáucaso, América Central y del Sur, el Valle del Mississipi, el Báltico e incluso La India y partes de Asia Central. Fue también el lugar donde se inventó el alfabeto. Su catastrófico hundimiento habría sido un hecho histórico, inmortalizado en las leyendas de las inundaciones, y los mitos y leyendas de la Antigüedad constituirían simplemente una versión oscura y confusa de la verdadera historia atlántica.

Donnelly aprecia varias semejanzas entre la cultura egipcia y mesoamericana y hace converger una serie de antecedentes y observaciones que lo lleva a concluir que hubo una región, desaparecida, que fue el origen de toda civilización humana y cuyo eco habría perdurado en la leyenda de la Atlántida. El libro de Donnelly tuvo gran éxito de público, en una época donde el avance de la ciencia permitía a su hipótesis aparecer verosímil. Tanto fue así, que el gobierno británico organizó una expedición a las islas Azores, lugar donde el escritor situaba la Atlántida.

También intentó una aproximación científica al tema, examinando la viabilidad de la versión de Platón y estudiando los terremotos y hundimiento con caracteres de cataclismo que registra la historia, examinó con detenimiento las leyendas sobre inundaciones existentes en el mundo y su similitud, que para él es una prueba más del hundimiento de la Atlántida.


4.4 La Atlántida después de Donnelly

El éxito de Donnelly motivó a los autores más diversos a plantear sus propias teorías. En 1888, la ocultista Madame Blavatsky publica La Doctrina Secreta, texto basado, supuestamente, en un documento escrito en la Atlántida, EL libro de Dzian. Según Blavatsky, los atlantes habrían sido una raza de humanos anterior a la nuestra, cuya civilización habría alcanzado un notable desarrollo científico y espiritual. En 1938, Heinrich Himmler organiza, en el contexto del misticismo nacionalsocialista, una serie de expediciones a distintos lugares del mundo en busca de los antepasados atlantes de la raza aria. En 1940, el médium norteamericano Edgar Cayce predice que en 1968 la Atlántida volverá a la superficie frente a las costas de Florida.

Al margen de lo esotérico, el impulso generado por la obra de Donnelly, motivará a numerosos historiadores y arqueólogos durante el siglo XX, que desarrollaran teorías para ubicar la Atlántida en los más dispares lugares, asociando a los atlantes con diferentes culturas de la antigüedad. Así en 1913, el británico K.T. Frost sugiere que el imperio cretense, conocido de los egipcios y opresor de la Grecia antigua, habría sido el antecedente de la leyenda de la Atlántida. Por su parte, en 1922, el arqueólogo alemán Adolf Schulten retoma y populariza la idea de que Tartessos fue la Atlántida. Tesis que cuenta con varios seguidores hasta el día de hoy. Otra hipótesis sitúa la Atlántida en la isla de Malta, en el mar de Azov, en Sudamérica, en el Próximo Oriente, en el Norte de África, en Irlanda, en Indonesia y en la Antártida.

Sin embargo será la teoría de Frost la que llegará a convertirse en la más aceptada y difundida. En 1938 el arqueólogo griego Spyridon Marinatos plantea que el fin de la civilización cretense, a causa del volcán de Santorini podría ser el fondo histórico de la leyenda. La idea será trabajada por el sismólogo Angelos Galanopoulos, quien en 1960 publicará un artículo en donde relaciona la tesis cretense con los textos de Platón. Si bien el propio Marinatos sostuvo siempre que se trataba de una simple especulación, la tesis de la Atlántida cretense ha tenido amplia aceptación y captado muchos seguidores, entre los que contaba el oceanógrafo francés Jacques Cousteau.

4.5 Hipótesis sobre la Atlántida

La mayoría de las conjeturas que postulaban la existencia de la Atlántida como el continente perdido fueron invalidadas por la comprobación del fenómeno de la deriva continental durante los años 1950. Por ello, algunas hipótesis modernas proponen que algunos de los elementos de la historia de platón se derivan de mitos anteriores o se refieren a lugares conocidos. En Julio de 2005 se celebró en la isla de Melos el primer congreso de las hipótesis sobre la Atlántida, donde la mayoría de los participantes manifestaron su convicción sobre la base histórico-geográfica de la historia de la Atlántida reflejada en los diálogos de Platón. Se convocó un segundo encuentro para el 2007.

Actualmente existe un movimiento, sobre todo a través de Internet que lidera un investigador cubano, llamado Georges Diaz-Montexanos, que intenta probar que la Atlántida no es otra sino la Península Ibérica. Junto a un grupo de investigadores españoles dice haber descubierto evidencias arqueológicas debajo del mar, cerca de las costas de Gibraltar, que podrían pertenecer a la civilización Atlántica descrita por Platón.


5.-TESIS CRETENSE

Las excavaciones realizadas por Sir Arthur Evans en la isla de Creta a finales del siglo XIX, puso al descubierto algo más que unas simples ruinas de un palacio minoico. A causa de ellas se hizo necesario replantear la historia del Mediterráneo antes del periodo clásico.

Se ha establecido que durante el reinado de la XVIII dinastía en Egipto, cuando Tebas estaba en la sima de su gloria, Creta era el centro de un gran imperio cuyo comercio e influencia se extendía del norte de Adriático a Tell el-Amarna y de Sicilia a Siria. Todo el comercio marítimo entre Europa, Asia y África estaba en manos cretnses, y las leyendas de Teseo parecen mostrar que los minoicos dominaban las islas griegas y las costas del Ática. Esta civilización era muy antigua y firmemente establecida. Se distinguen tres grandes periodos entre le Neolítico y el saqueo final de Knossos. Durante estos periodos existió una estrecha y constante comunicación entre Creta y Egipto, desarrollándose un intercambio de influencias e ideas.

La civilización minoica era esencialmente mediterránea, y para la época sorprendentemente moderna. Cuando el poder minoico estaba en su esplendor, podían parecer poderosos a ojos de las demás naciones, y su prestigio podía haberse visto incrementado por el misterio de las tierras sobre las que gobernaba y por su dominio sobre ese elemento que el mundo antiguo siempre vio con temor reverencial. Extrañas historias, además, de vastos palacios, de deportes y danzas, y sobre todo, de juegos de toros debían llegar a todos lados. El reino minoico era, por lo tanto, una gran y antigua potencia unida por el mismo mar que la separaba de las demás naciones, de manera que podía ser un continente separado de los demás.

Pero de repente, una terrible destrucción hizo desaparece el poder cretense. Confiados en su supremacía en el mar, no habían tenido en cuenta el fortificar sus ciudades y puede ser este descuido el que trajo su decadencia. Alguna conmoción rompió su poder marítimo cuando aún estaba lleno de vigor, creciendo y desarrollándose, una incursión saqueó la ciudad y asolo la isla y después de esto la civilización minoica se desvaneció. La influencia minoica pereció como fuerza política y comercial, por lo tanto Knossos y sus ciudades fueron destruidas cuando parecían más fuertes y más seguras, como si todo el reino de hubiese hundido en el mar.

En muchos casos, la descripción de la Atlántida que se hace en el Timeo y Critias tiene rasgos completamente minoicos. Dice Platón:

“… la isla era el camino hacia otras islas, y desde esas islas se podía pasar al continente opuesto que rodeaba el océano[…] En dicha isla había surgido una confederación de reyes grande y maravillosa que gobernaba sobre ella y muchas otras islas, así como partes de la tierra firme…”

Este párrafo describe la situación política y geográfica de Knossos. Después se puede leer en el Critias que la isla era muy elevada y escarpada en la orilla, como lo es en general toda la isla de Creta, pero que la región que rodeaba la ciudad era una meseta abrigada por el norte. Coincide con el lugar de Knossos, que está en una colina baj que se alza en una llanura. Además, las fronteras del imperio de la Atlántida eran muy parecidas a las adjudicadas a la influencia minoica. Se dice que Atlántida gobernó el norte de África hasta Egipto y Europa hasta el Mar Tirreno.

Una dificultad obvia a la hora de identificar Creta con l Atlántida es que Creta queda dentro las Columnas de Heracles, mientras que la Atlántida se afirma expresamente que estaba fuera de ellas. Si tomamos el mismo punto de vista geográfico que los sacerdotes de Sais, quienes contaron su historia a Solón, la confusión podría haber surgido de forma natural. La traducción del relato del egipcio al griego pudo provocar el error. En la época de Solón, el exotismo debía ser buscado muy al oeste, fuera del océanos y más allá de las Columnas de Heracles. Existía una frase egipcia que decía “Más allá de los Cuatro Pilares del Mundo”, que sería Creta según los cálculos egipcios iniciales, puesto que al principio los cuatro Pilares se identificaban con montañas reales.

A grandes rasgos, la historia y la geografía de la Creta minoica se correspondería con lo que Paltón nos dice de la Atlántida. El gran puerto con sus buques y mercancías llegando desde todas partes, los baños, el estadio y el sacrificio de un toro son marcadamente minoicos. El hecho de la caza del toro “en el templo de Poseidón sin armas, sino con palos y lazos” es una descripción de la plaza de toros de Knossos y la práctica de la Taurokathapsia, representada también en el vaso de Vafio.

Parece que Solón realmente escuchó un relato en Sais, que lo llenó de asombro y que no era más que el recuerdo egipcio de los minoicos. Aunque ni solón ni el sacerdote supieron identificar a la pequeña isla que parecía tan grande a sus antepasados.

“…¡Ay!, Solón, Solón, ¡Los griegos seréis siempre niños!, ¡no existe el griego viejo![…] tenéis alma de jóvenes, sin creencias antiguas transmitidas por una larga tradición y carecéis de conocimientos encanecidos por el tiempo. Esto se debe a que tuvieron y tendrán lugar muchas destrucciones de hombres, las más grandes por fuego y agua, pero también otras menores provocadas por otras innumerables causas.[…]Contrariamente, siempre que vosotros, o los demás, os acabáis de proveer de escritura y de todo lo que necesita una ciudad, después de un periodo habitual de años, os vuelve a caer, como un enfermedad, un torrente celestial que deja solo a los iletrados e incultos, de modo que nacéis de nuevo, como niños, desde el principio, sin saber nada de vuestra ciudad ni de los que ha sucedido entre vosotros durante las épocas antiguas…”

6.- LA ATLÁNTIDA EN EL ARTE Y LA CULTURA POPULAR

6.1 En la literatura

· Veinte mil leguas de viaje submarino, Julio Verne, 1869
· La Atlantida (L’Atlantida) de Jacinto Verdaguer, 1877
· La Atlantida (L’Atlantide), de Pierre Benoît, 1919
· La Rebelión de Atlas (Atlas Shrugged) de Ann Rand, 1957
· Taliesin, de Stephen R. Lawhead, 1987
· Corazones en la Atlántida (Hearts in Atlantis) de Stephen King, 1999
· El resurgir de la Atlántida (Rasin Atlantis), de thomas Greanias, 2005
· Ladrones de Atlántida, de José Ángel Muriel, 2005
· Atlantis, de David Gibbins, 2006
· El Librero de la Atlántida, de Manuel Pimentel, 2006
· Atalantë, en los relatos de J.R.R. Tolkien sobre la Tierra media.

6.2 En la música

· Manuel de Falla puso música al poema de Jacinto Verdaguer, en una obra para solista, coro y orquesta. La partitura, tras 20 años de trabajo, quedó truncada por la muerte de su autor en 1946. Su discípulo Ernest Halffter la completó, estrenándola en 1976.

6.3 En el cine

· El Continente Perdido (Atlantis, the Lost Continent) , de George Pal, 1961
· La Ciudad de Oro del Capitán Nemo (Captain Nemo and the Underwater City), deJames Hill, 1969
· Los conquistadores de Atlantis (Warlords of Atlantis), de Kevin Connor, 1978
· Los Depredadores del Abismo (Predatori di Atlantide), de Ruggero Deodato, 1983
· Atlantis: El Imperio Perdido (Atlantis: The Lost empire) de Gary Trousdale y Kira Wise, 2001

6.4 En el comic

· Namor, el principe submarino, personaje de Marvel.
· Aquaman, de DC Comics
· Arion, Lord of Atlantis
· El mal trago de Obelix, de la serie de comics de Asterix y Obelix

6.5 En la televisión

· Stargate, serie de ficción.
· Saint Seiya.

6.6 En videojuegos

· Age of Mythology de Emsemble Studios.
· Indiana jones an the Fate of Atlantis
· Tomb Raider
· Mario Kart
· Atlantis: the lost tales, aventura gráfica en 3D de lose studios CRYO
· Poseidon de Sierra Entertainment
· Golden Sun,Golden Sun Teh Lost Age del game boy advance.




No hay duda de que el continente perdido ha hecho correr ríos de tinta y que su autor ha pasado a la posteridad por ello. Hoy en día, Platón sería un filósofo temático; saldría en todas las televisiones relatándonos sus teorías como verdaderas. Como no es un hecho posible, en lugar de eso, todos los medios de comunicación, prensa, radio, televisión, cine, libros… han dado su propia teoría sobre la existencia de la Atlántida.

Es sumamente curioso que una persona que vivía en pleno siglo IV adC. desarrollara una hipótesis tan descabellada para afianzar sus enseñanzas en la Academia e idealizar un Estado perfecto que veía hacerse añicos a su alrededor. Es de suponer que Platón tuvo sus defensores y detractores en aquella época, muchos más de los que nos han llegado hasta nuestros días, y que su oposición a la democracia no debió canjearle muy buenas amistades. Sus viajes a Siracusa, serían una buena excusa para alejarse de toda la decadencia de Atenas. Allí constata la evidencia de las dificultades que un filósofo pueda ser consejero de un rey y menos aún de un tirano. De estos fracasos saca su idea de que no es fácil que un rey se haga filósofo ni que un filósofo pueda convertirse en rey. Ni en Atenas ni en Siracusa.

Pero igual de decepcionante sería descubrir que los gobernantes de aquel tiempo no estaban dispuestos a hacer el sacrificio que él les sugería, hacer prevalecer la Verdad y la Justicia, dentro de una ética, que había heredado de un Sócrates sumamente idealizado. Desde su Academia, tampoco consiguió crear el perfecto tirano-filósofo, puesto que la historia no nos ha dejado muestra de ello. Platón empleó su relato para poner en práctica sus ideas acerca de una sociedad perfecta que buscaba con ansia la felicidad común. Es esta la recreación de mundos utópicos y fabulosos que guardan su propio misterio en su lejanía en el tiempo y el espacio.

Tampoco podría suponer que la discusión sobre su Estado ideal pudiese llegar tan lejos como lo ha hecho. A lo largo de la historia se ha perseguido ese ideal, quizás más por la búsqueda del oro del que tanto hablaba el Timeo y Critias que por la garantía de encontrar un paraíso terrenal, donde la abundancia, las maravillas obras palaciegas y la técnica aplicada a las tareas cotidianas eran la consecuencia de una dinastía real, que había ido mejorando, a cada nuevo rey, lo que el anterior dejó. Pero, hay que reconocer que solo los historiadores y científicos han dudado de la existencia de un continente sumergido, por lo demás, exploradores, literatos, poetas, compositores lo han ensalzado a ojos del pueblo llano.

De todas maneras sus teorías sobre la tiranía y la filosofía no dejan de tener una cierta lógica, desde el punto de vista que Platón tenía en aquel momento y desde el contexto histórico que le tocó vivir. Se trataba de una época de guerras, donde cualquier victoria dependería de una rápida actuación. La democracia, tal y como la entendemos nosotros, no tiene nada que ver con la democracia de la que disfrutaban los atenienses. En ella no participaban los extranjeros, ni las mujeres, ni los esclavos por supuesto. Tan solo un pequeña parte de la población tenía en sus manos el poder de legislar y ese poder, en muchas ocasiones era discutido hasta la saciedad hasta el momento de tomar una decisión que conviniera a todas las partes. Platón, proponía con sus teorías, el gobierno de un solo hombre, un filósofo que distinguiera entre los valores reales y fuese capaz de tomar una determinación rápida y justa en los momentos de mayor peligro para el Estado. Esa persona, debía de ser la más honrada, incapaz de sacar provecho para sí mismo y hacer lo posible por contentar a la mayor parte de los ciudadanos. Una persona justa, cual Sócrates lo era.

No hay que dejar de lado, la idea de que Platón pretendiese enfrentar a una utópica Atlántida contra Atenas, una nación ideal contra otra que estaba corrupta y que asesinaba a todo aquel que no le convenía. Posiblemente, toda la historia fuese una alegoría de la muerte de Pericles y todo lo que ello trajo después. La decadencia, la ira de los dioses y la destrucción son los efectos a la causa de la corrupción ateniense. Destruir para volver a nacer. Cosa que no se ha entendido de esta manera.

Aunque hay que tener los pies en el suelo y pensar que la tesis de una Atlántida minoica cobra fuerza a medida que vamos leyendo los Diálogos de Timeo y Critias. Todo lo que relatan parece tener algo que ver con el reino de Minos, la talasocracia atlántica-minoica, los grandes palacios, la caza y sacrificio del toro, Poseidón, como dios supremos de los atlantes-minoicos, todo lo demás que parece no encajar, se podría dejar a la imaginación de un Platón en busca de un mundo ideal, un Estado Perfecto donde los dioses colman a los hombres sabios de todas las riquezas terrenales y en cuanto esos hombres se dejan corromper, es cuando toman la determinación de eliminarlos, como escarmiento a la negación de la Justicia por encima de cualquier otra cosa. Para el filósofo, son los hombres los que atraen su propia desgracia. Como ya cantaban los versos de Homero en la Iliada:

“ Oh dioses!, ¡de que modo culpan los mortales a los numenes!...dicen que las cosas malas les vienen de nosotros y son ellos quienes se atraen con sus locuras, infortunios no decretadas por el destino...”


BIBLIOGRAFIA
BENGTSON, Hermann
Historia de Grecia. RBA Coleccionables. Barcelona, 2006
BERLITZ, Charles
El misterio de la Atlántida. Editorial Pomaire. Barcelona, 1978
GRIMAL, Pierre
Diccionario de Mitología Griega y Romana, Ediciones Paidós Ibérica. Barcelona, 2006
HOMERO
La Iliada. Editorial Juventud. Barcelona, 1971
MAGGI, Stefano-TROSO, Cristina.
Los tesoros de Grecia. Madrid,LIBSA, 2006
PLATÓN
Diálogos, Timeo y Critias. Editorial Gredos. Madrid, 1992
VIDAL-NAQUET, Pierre
La Atlántida, pequeña historia de un mito platónico. Ediciones Akal, Madrid, 2006


Otros sistemas gráficos y telemáticos:
Atlántida, el continente perdido. Historia National Geographic número 14, paginas 48-57 Texto de Oscar Martínez
http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Platon/TeoriadelaReminiscencia.htm
http://wesley.nnu.edu/espanol/apostoles/apostoles04.a.m.
Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Atl%C3%A1ntida_%28continente%29
http://es.wikipedia.org/wiki/Cnosos
http://es.wikipedia.org/wiki/Deriva_continental







ROSARIO BOLÍVAR JIMÉNEZ

HISTORIA ANTIGUA - PRIMER CURSO DE HUMANIDADES

UNIVERSIDAD AUTÒNOMA DE BARCELONA


11 comentarios:

  1. Anónimo4:35 a. m.

    Puedes encontrar mucha información en un portal dedicado a la Atlantida y lineas de investigación.
    www.ubicacionatlantida.com

    ResponderEliminar
  2. Hola Tengo descubierto un grupo de pirámides se que tiene que ver mucho con la cultura Atlante, Como he de hacer para informar esto a Google o cualquier gran empresa de investigación que desee sacarlo esto a la luz?

    Bueno son un grupo de pirámides una de ellas de 8 pisos de alto en forma de Caracol, todas ellas construidas en piedra muy finamente acabada.

    Se por historia narrada tiene que ver mucho con la Atlántida.
    Bueno cualquier ayuda por favor comuníquenme. Así su localización en Perú.
    Saludos
    Eduardo Camacho Vidal
    apueduardo@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. La Civilización Hidráulica de los Antis, no es Atlantis, pero se le parece mucho.
    Está ubicada en una sabana rectangular rodeada de montañas que tiene las medidas indicadas por Platón. Está en el centro de una nesos y en ella existe una inmensa masa de agua donde viven delfines.
    http://www.youtube.com/watch?v=R-b6SjeaAkY
    Lo que sí es seguro es que todo lo mostrado en los Antis es 100% real y en ello se incluye la isla de los Anillos concéntricos, que tienen estructuras humanas en su interior y todo lo que se muestra en el video.
    Si es Atlantis, bien. Si no lo es, bien también, ya que los mapas precolombinos son completamente reales y en ellos se muestran decenas de ciudades circulares, aunque solo uno tiene graficado los tres puertos externos.
    Salu2,
    David

    ResponderEliminar
  4. «Un indio Moxo escribe los anales de su pueblo en una tabla o en un pedazo de caña, por medio de varios signos, cuya inteligencia y manejo pide mucha combinación y una memoria feliz. Hay hombres que sin más motivo ni razón que la de no alcanzar ni intender las ideas de los indios, fallan inmediatamente contra ellos, graduándolos de brutos: y es de admirar el séquito que han tenido sus sentencias. Da compasión oírles decir: la lengua de los indios es una jerigonza incomprensible; son unos bárbaros, todo lo apuntan en unas cañas o garrotes, que tienen llenos de rayas, etc. Si uno de estos críticos vergonzantes hubiera visto a Newton, que con el más y el menos algebraico (que también se componen de rayas), se entretenía en calcular el movimiento de los astros para determinar el verdadero sistema del mundo, hubiera dicho también que el gran Newton era un idiota, y su análisis un conjunto de garabatos, más propio para adornar la puerta de un carbonero que para ilustrar el entendimiento humano.»
    Informe general del gobernador Ribera
    Francisco de Viedma 1788
    http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01349419755460274088680/p0000004.htm
    El mismo tema está escrito en “La Geografía Cultural Aborigen de los llanos de Mojos” de William M. Denevan, University of California Press, Berkeley, 1966 y en la versión castellana de Josep M. Barnadas en las páginas 87 y 244.
    Basado en los datos actuales, este pequeño detalle descrito por Viedma explicaría cómo fue que un pueblo anterior a los Moxos pudo realizar extensas representaciones geográficas precolombinas.
    Un pueblo que usa obras hidráulicas puede ser catalogado en distintas categorías, a gusto del consumidor, pero un pueblo con escritura y con la capacidad de realizar extensas representaciones geográficas del tamaño de países sudamericanos, no se prestaría fácilmente a un juego tan subjetivo.
    Hasta donde se sabe, las cañas y las tablas se han perdido, mientras que las representaciones geográficas siguen visibles y están siendo protegidas.
    Salu2,
    David Antelo

    ResponderEliminar
  5. En el diálogo de Timeo, o de la Naturaleza, se puede leer que el sacerdote de Sais, le comenta a Solón que la gran destrucción de Atlantis ocurrió 9.000 años atrás. Esto quiere decir que se refería a un gran cataclismo ocurrido unos 11.500 años antes del presente.
    La fecha en cuestión, a primera vista puede considerarse ridícula, pero indudablemente que se trata de un periodo clave para distintas ramas de la ciencia moderna, que por razones “obvias”, no debieron ser del conocimiento del sacerdote de Sais. Sin embargo, su descripción y explicación encaja perfectamente en una historia que nada tiene que ver con la mitología.
    Desde el punto de vista de los restos paleontológicos, se sabe muy bien que hace unos 11.500 años atrás ocurrió una de las más grandes extinciones en masa que ha visto el planeta. En este sentido, la Tierra, en su historia ha visto seis grandes extinciones y justamente una de ellas fue la que ocurrió en el borde del Pleistoceno – Holoceno.
    Lo extraño del asunto, es que no se puede culpar de la extinción en masa al periodo de deglaciación, ya que antes de éste, habían ocurrido decenas de glaciaciones sin que se den las extinciones en masa que acontecieron en el Younger Dryas. Uno de los sospechosos que aparece en la lista es el humano, pero el problema es que nuestra especie ya había visto eras de hielo anteriores y lo mismo se puede decir de nuestros primos Neandertales, que vivieron en Europa unos 250.000 años y en todas las eras de hielo que vieron pasar, no ocurrió ninguna extinción masiva como la de Younger Dryas.
    En un reciente reportaje de NatGeo, que trata sobre el Proyecto Genográfico Humano, emprendido conjuntamente con IBM, por fin se dignaron a considerar, al menos tangencialmente, uno de los agujeros negros encontrado en Sudamérica. Esta pequeña referencia de NatGeo, hace unos pocos años atrás podría haberse considerado una herejía absoluta, ya que pisa muchos callos y reputaciones del sacrosanto Consenso de Clovis, pero con 14.000 años de antigüedad certificada del humano en Sudamérica, la cuerda temporal del poblamiento tardío se rompe muy fácilmente, ya que en este periodo, la masa Laurentina, no pudo crear un paso libre de hielos. De yapa, Monte Verde – Chile, no queda a la vuelta de la esquina de Bering, sino en el hemisferio opuesto y es sabido que en esa época no existía una sociedad Británico –Francesa que construyese el Concorde.
    En este sentido, si aplican el razonamiento de la Navaja de Occam al último video de Yesusa`iri, verán que cuenta con el ingrediente indispensable de la coherencia y la solución más simple explicaría muchos agujeros negros en distintas ramas de la ciencia, como ser la Arqueología, Antropología, Geología, Climatología o la Paleontología, pero si intentan desmenuzar un poco más al detalle el asunto, se toparán con la explicación del 10% de los Haplogrupos nucleares encontrados en las Américas y los extraños Haplogrupos Mitocondriales.
    El video lo pueden ver en:
    http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo
    Si los Apocalipsis no los asustan, espero que se diviertan.
    Alguien alguna vez hizo la pregunta capciosa de si me había quedado sin argumentos. Si esta persona se toma el tiempo de ver el video, se dará cuenta fácilmente que se trata de un resumen de 10 minutos y antes que se le ocurra preguntar si me quedé sin tinta, le responderé que una cosa son sus deseos y otra muy distinta son los datos que aún se guardan en Yesusa`iri. Si aun duda de esta afirmación, está cordialmente invitado a pasearse por la pecera llena de palometillas y así todos veremos de qué están hechas sus “verdades”.
    Salu2,
    David

    ResponderEliminar
  6. Como hace tiempo que no escribo, voy a copiar textualmente una noticia que me llegó anoche y dice lo siguiente:
    “Querido Davico,
    Te envío este articulo que acabo de encontrar en internet y que acaba de ser publicado.

    ¡Por fin! Habrían descubierto El Dorado

    Por medio de fotografías tomadas desde el espacio, expertos han descubierto gigantescos montículos en la cuenca amazónica, apuntando a una sofisticada cultura precolombina. Una compleja red de estructuras que abarca más de 250 kilómetros y que los conquistadores españoles buscaron infructuosamente.
    POR RORY CARROLL | 09/01/2010 | 23:02

    LONDRES (The Guardian). El Dorado fue una supuesta civilización amazónica que rivalizó con los incas y aztecas, pero que los conquistadores españoles jamás hallaron. En 1920, el británico Percy Fawcett dirigió una expedición para encontrarlo, pero nunca más se supo de él, desaparición que inspiró a Conan Doyle El mundo perdido.

    Es la leyenda que atrajo a legiones de exploradores y aventureros a sus muertes: un antiguo imperio de ciudadelas y tesoros escondidos en lo profundo de la selva amazónica. Conquistadores españoles se aventuraron en su búsqueda, seguidos a través de los siglos por otros convencidos de que encontrarían una civilización perdida que rivaliza con aztecas e incas.

    Algunos buscadores lo llamaban El Dorado, otros la Ciudad de Z. Pero la selva los tragaba y nada se encontró, solidificando su mito. La Amazonía era demasiado inhóspita, dijeron los eruditos del siglo XX, para permitir grandes asentamientos humanos.

    Ahora, sin embargo, los condenados soñadores han demostrado estar en lo correcto: hubo una gran civilización. Nuevas imágenes satelitales y sobrevuelos han revelado más de 200 enormes obras terrestres geométricas labradas en la cuenca del alto Amazonas cerca del límite de Brasil con Bolivia.

    Cubriendo más de 250 kilómetros, hay cuadrados y otras formas geométricas formando una red de avenidas y veredas que se construían antes de que Colón llegará al nuevo mundo. Algunos lo datan tan atrás como en 200 a.C., otros al año 1283.

    Científicos que han mapeado las obras creen que podría haber otras 2.000 estructuras bajo la selva, vestigios de una sociedad desaparecida. Las estructuras, muchas de las cuales han sido reveladas por el despeje de bosques para la agricultura, apuntan a una sofisticada sociedad precolombina constructora de monumentos, dijo la revista Antiquity, que publicó la investigación.

    ResponderEliminar
  7. El artículo agrega: El hasta ahora desconocido pueblo construyó obras de preciso plan geométrico conectado por vías rectas. La cultura se extiende por una región de más de 250 kilómetros, y explota tanto las planicies de inundación como las tierras altas no hemos visto hasta ahora más de una décima parte.

    Las estructuras podrían haber mantenido a una población de 60 mil personas, más que en muchas ciudades medievales europeas.

    Los descubrimientos han demolido las ideas de que los sueños en el Alto Amazonas eran demasiado pobres para sustentar una agricultura extensiva, dice Denise Schaan, coautora del estudio y antropóloga de la Universidad Federal de Pará, en Belém, Brasil. Dijo al National Geographic: Encontramos que este cuadro está equivocado. Y hay mucho más por descubrir en estos lugares, es interminable. Cada semana encontramos nuevas estructuras.

    Muchos de los montículos eran simétricos y se orientaban al norte, generando teorías de que tenían significación astronómica. A los investigadores les sorprendió especialmente que las obras en las planicies anegables y en las tierras altas fueran de un estilo similar, lo que sugiere que todas fueron construidas por la misma cultura. En la arqueología amazónica siempre se tiene esta idea de que se encuentra a diferentes pueblos en diferentes ecosistemas, dijo Schaan.

    Las primeras formas geométricas fueron detectadas en 1999, pero es sólo ahora, a medida que la imaginería satelital revela lugares, que está quedando clara la escala de los asentamientos. Algunos antropólogos dicen que rivalizan con las pirámides de Egipto.

    Estas revelaciones están reventando nuestras percepciones acerca de cómo era realmente América antes de Colón, dijo David Grann, autor de La ciudad perdida de Z, un libro acerca de un intento de la década de 1920 por encontrar señales de civilizaciones amazónicas.

    Los descubrimientos están desafiando presunciones largo tiempo instaladas respecto de la Amazonía donde sólo podrían haber existido pequeñas tribus primitivas, y respecto de los límites que el medio ambiente imponía al auge de civilizaciones. También están reivindicando, dijo Grann, a Percy Fawcett, el británico que dirigió la expedición para encontrar la Ciudad de Z. El grupo de Fawcett se esfumó, dando origen a un misterio e inspirando el libro de Conan Doyle El mundo perdido.”
    Salu2,
    David
    http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo
    http://www.youtube.com/watch?v=R-b6SjeaAkY

    ResponderEliminar
  8. http://spanish.peopledaily.com.cn/92121/6871331.html
    ESPAÑOL
    Se descubren en Brasil las ruinas de una antigua civilización amazónica
    Estas formas geométricas eran importantes símbolos de la época.
    Los signos de lo que podría ser una civilización antigua previamente desconocida están saliendo de debajo de los árboles talados del la región amazónica. En total son 260 enormes avenidas, largos canales de riego y cercados para el ganado que han sido divisadas desde el aire casi en la frontera entre Bolivia y Brasil.
    Nuevas imágenes satelitales y sobrevuelos por la zona han revelado más de 200 enormes obras terrestres geométricas labradas en la cuenca del alto Amazonas, cerca del límite de Brasil con Bolivia. Cubriendo más de 240 kilómetros, hay cuadrados y otras formas geométricas formando una red de avenidas y veredas que se construyeron antes de que Colón llegara al Nuevo Mundo. Algunos se remontan al año 200 AC, y otros al año 1283.
    “En la arqueología amazónica siempre se tiene esta idea de que se encuentra a diferentes pueblos en diferentes ecosistemas”, dijo Denise Schaan, de la Universidad Federal de Pará, en Belém, Brasil. Según su cálculo, la construcción de estas obras necesitó del trabajo de unas 60 mil personas, mientras posiblemente aún quedan miles de construcciones semejantes en el fondo de la selva por descubrir.
    La visión tradicional es que antes de la llegada de los españoles y portugueses en el siglo XV no existían sociedades complejas en la cuenca amazónica, en contraste con la región de los Andes, al oeste, donde los Incas construyeron sus ciudades. Ahora la deforestación, el aumento de los viajes aéreos y de las imágenes de satélite están contando una historia diferente. (CIIC)
    18/01/2010
    Las imágenes satelitales muestran construcciones con formas geométricas.

    ResponderEliminar
  9. Si ya conocen las sorpresas que tienen los Antis, tal vez lo siguiente les guste.
    Un mito poco platónico.
    Separemos lo real de lo aparente.
    http://www.youtube.com/watch?v=B63cZjgykHo
    Salu2,
    David

    ResponderEliminar
  10. Rompamos algún paradigma.
    ¿Conocen las líneas de Nazca?
    Se trata de unas figuras bastante conocidas, pero lo más probable es que desconozcan las mega figuras de los Antis formadas con camellones precolombinos.
    http://www.youtube.com/watch?v=yuZjTQDy70M
    A este hallazgo se llegó gracias a los mapas precolombinos descifrados en el 2006-2007 y que se encuentran en los bordes montañosos de los Antis.
    Que se diviertan!
    Salu2,
    David

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2:40 p. m.

    Para tocar el tema de la Atlántida, el punto de referencia es Platón en sus Diálogos de Timeo y Critias, solo que esto es mucho pedir, ya que casi nadie se los lee. Por lo general la gente se entera del tema gracias a un reportaje de la TV o algún libro que trata sobre la civilización perdida.
    Para los que no les guste leer, en las direcciones siguientes se encuentran los diálogos antes nombrados en videos. Si no les gustan las imágenes, cierren la ventana y les aseguro que es copia textual de los Diálogos.
    La diferencia entre las distintas traducciones es mínima, ya que las medidas que describen la Atlántida no cambian en lo más mínimo, como tampoco lo hace el resto de la descripción.
    Parte 1 de 4 http://www.youtube.com/watch?v=p1wQN4-Bh_I
    Parte 2 de 4 http://www.youtube.com/watch?v=SZ1wOXOwRSI
    Parte 3 de 4 http://www.youtube.com/watch?v=WzcmLLcCZBQ
    Parte 4 de 4 http://www.youtube.com/watch?v=VWX7mxvl36w
    Vuelvo a repetir, si no les gustan las imágenes del video, cierren la ventana y escúchenlo.
    Saludos,
    David

    P.D: De yapa les envío un video sobre la Civilización Hidráulica de los Antis, que es completamente real. http://www.youtube.com/watch?v=50vMwD0DIfk

    ResponderEliminar